El Arsenal Católico


El Arsenal Católico es un esfuerzo para colaborar con la formación de los legos en la verdadera fe, es decir, en la fe católica. Aquí encontrará todo el material de guerra necesario para defender la fe de sus enemigos.

Todo lo necesario para defender la fe

INDICE:

1. La primera condición para salvar el alma. 

  • Catecismo del P. Jerónimo de Ripalda. Lo más básico que un católico debe aprender. Descárguelo aquí: Catecismo_PRipalda

2. Verdad de FE: Fuera de la Iglesia No Hay Salvación.

Explicación del dogma y refutación de las herejías del “bautismo de deseo”, “bautismo de sangre” e “ignorancia invencible”, etc.

3. Error: La Iglesia debe adaptarse al mundo

4. Error: La herejía no se puede juzgar”

5. Error: “No hay culpa en quienes no aceptan el dogma católico: Dios lo permite así”

6. Los métodos de “anti concepción natural” promovidos por los seudo-católicos del Opus Dei versus la doctrina católica del Papa Pio  XI.

7. Error: “pensar que un grupo de personas maquinan la destrucción de la Iglesia y del orden cristiano, es una paraonoia y una falta de sentido común”. Lea la famosa Enciclica Humanum Genus de Leon XIII sobre la masoneria y compruebe lo que el Papa enseña respecto a ese punto: la conspiración masónica

8. Syllabus de errrores Modernos por el Papa Pio IX

9. Catecismo del Concilio de Trento

10. Concilio de Trento

Estamos constantemente actualizando el sitio.

11 Responses to El Arsenal Católico

  1. Ricardo dice:

    Podemos tener el arsenal mas grande del mundo, pero si olvidamos el amor, de nada sirven. Seamos la luz del mundo y la sal de la vida, veremos como todo florece.
    La Iglesia debe ser el jardin donde todo este amor es derramado y compartido, dando honra a nuestro señor Jesucristo y a los Sacerdotes que nos enseñan y nos muestran el camino.

    • Jorge dice:

      Don Ricardo,
      ¿En qué parte de nuestro blog hemos olvidado “el amor”? Por favor indíquenos en qué debemos corregir algún texto que falte a la caridad y lo haremos sin dudarlo.
      Ud. dice que la iglesia debe dar honra a los sacerdotes. Es curioso, no conocía esa doctrina, ¿será suya? Lo que me hace sentido es que los sacerdotes deben honrar a la iglesia católica y ser ejemplos de virtud. En ese sentido, los ejemplos escasean, al punto que por mi parte, no conozco ninguno. Si Ud. conoce el caso ejemplar de algún sacerdote católico que se mantenga fiel al magisterio de la iglesia, es decir, preserve la fe como manda íntegra y sin mancha, y sea ejemplo de virtudes, por favor cuéntenos para conocerlo. Puede ser que exista alguno.

    • Jorge dice:

      Don Ricardo, olvidé comentarle que el Papa Pio XI en Mortalium Animos enseña que “el fundamento de la caridad es la fe”. Si no hay fe, no hay verdadera caridad.

  2. Ricardo dice:

    Estimado Jorge

    Mi meta no es el conflicto y menos encontrar defectos, solo recordar cosas basicas y simples que pueden mejorar nuestra vida. No digo que la Iglesia deba dar honra, digo que nosotros debemos honrar a nuestros sacerdotes. Obviamente los Sacerdotes deben tener una vida digna y los que no la tengan deberian no serlo. Asi como debemos honrar a padre y madre, tambien debemos dar honra a quienes caminan rectamente por la vida.

    • Jorge dice:

      Don Ricardo,
      Le agradezco que nos envíe sus comentarios. Discrepo con Ud. en el orden, en las prioridades. Me explico: lo primero, es que el sacerdote preserve la fe que recibió del bautismo, es decir, que sea católico. Si es fiel al magisterio de la iglesia católica y por ende, obedece el dogma de ella, entonces tenemos un sacerdote católico. Su comentario no considera la situación actual: que la casi totalidad de los sacerdotes no son católicos. Siguen una doctrina opuesta a la católica. Para probar eso, bastaría tomar algunas enseñanzas dogmáticas de la iglesia y preguntarle al sacerdote más próximo su opinión: me atrevo a anticiparle que encontrará sólo rebelión y relativismo, nada de catolicismo. Por eso, nuestra denuncia busca alertar a los fieles sobre los malos sacerdotes en esta gran apostasía que vivimos. Y en la verdad, la unidad. No puede haber unidad en el error.

    • Jorge dice:

      Don Ricardo,
      Le pregunto – con el sano ánimo de la polémica católica – cómo soluciona este problema. La Santísima Virgen, se apareció a unos pastorcitos en La Salette, en 1846. Esta profecía fue aceptada oficialmente por la Iglesia.

      «Melanie, esto que yo te voy a decir ahora no será siempre secreto; puedes publicarlo en 1858: Los Sacerdotes, Ministros de mi Hijo, los Sacerdotes…, por su mala vida, por sus irreverencias e impiedad al celebrar los santos misterios, por su amor al dinero, a los honores y a los placeres, se han convertido en cloacas de impureza. ¡Sí!, los Sacerdotes piden venganza y la venganza pende de sus cabezas. ¡Ay de los sacerdotes y personas consagradas a Dios que por sus infidelidades y mala vida crucifican de nuevo a Mi Hijo! Los pecados de las personas consagradas a Dios claman al Cielo y piden venganza, y he aquí que la venganza está a las puertas, pues ya no se encuentra nadie que implore misericordia y perdón para el Pueblo. Ya no hay almas generosas ni persona digna de ofrecer la víctima sin mancha al Eterno, en favor del mundo. Dios va a castigar de una manera sin precedentes.(…)”

      ¿Qué debiéramos decirle a Nuestra Señora? ¿Que modere su lenguaje porque debemos “honrar a los sacerdotes”?
      Esperando su respuesta,
      Atte.
      El Cruzado.org

  3. Ricardo dice:

    Jorge

    ¡¡Cuanto daño han generado los malos Sacerdotes¡¡, pero si hubieran 10 buenos quemarias la Iglesia?. Nuestra Señora, nos muestra lo que estaba y esta ocurriendo.

    • Jorge dice:

      Ricardo,
      Tal como dices, Nuestra Señora nos muestra lo que estaba y está ocurriendo. Ella lo que hace es una denuncia, ¿no es así? No esconde la verdad, sino que realiza una denuncia. Y el católico frente al dilema de guardar silencio o hacerse parte de la denuncia para alertar a los incautos de que no caigan en la trampa del clero, es más católico hacerse parte de la denuncia de los malos sacerdotes.

    • Jorge dice:

      Don Ricardo,
      Le cito este texto del Prof. Plinio Correa de Oliveira en su libro Revolución y Contrarrevolución, el cual explica muy bien nuestra intención:

      C. “La argumentación contra-revolucionaria es polémica y nociva”
      El tercer slogan consiste en censurar las obras intelectuales de los contra-revolucionarios, por su carácter negativista y polémico, que las llevaría a insistir demasiado en la refutación del error, en lugar de hacer la exposición límpida y despreocupada de la verdad. Ellas serían, así, contraproducentes, pues irritarían y apartarían al adversario.
      Exceptuados los posibles excesos, ese cuño aparentemente ne- gativista tiene una profunda razón de ser. Según lo que fue dicho en este trabajo, la doctrina de la Revolución estaba contenida en las ne- gaciones de Lutero y de los primeros revolucionarios, pero sólo muy lentamente se fue haciendo explícita en el transcurso de los si- glos. De manera que los autores contra-revolucionarios sintieron, desde el principio, y legítimamente, en todas las formulaciones revo- lucionarias, algo que excedía a la propia formulación. Hay mucho más para ser considerado en la mentalidad de la Revolución en cada etapa del proceso revolucionario, que simplemente la ideología enun- ciada en esa etapa.
      Para hacer un trabajo profundo, eficiente y enteramente objeti- vo, es, pues, necesario acompañar paso a paso la marcha de la Revo-lución, en un penoso esfuerzo para explicitar las cosas implícitas en el proceso revolucionario. Sólo así es posible atacar a la Revolución como de hecho ella debe ser atacada. Todo esto ha obligado a los contra-revolucionarios a tener constantemente puestos los ojos en la Revolución, pensando y afirmando sus tesis en función de los errores de ella. En este duro trabajo intelectual, las doctrinas de verdad y de orden existentes en el depósito sagrado del Magisterio de la Iglesia son, para el contra-revolucionario, el tesoro del cual va sacando co- sas nuevas y viejas1 para refutar la Revolución, a medida que va viendo más a fondo en sus tenebrosos abismos.

  4. Walter dice:

    Para un hermano que habla del amor como se lo dice a don ricardo en mi pobre opinión me parece que tu respuesta esta llena de soberbia, además en muchos partes de tu blog publicas supuestas herejías.

    • Jorge dice:

      Don Walter,
      Por favor señale cuáles son las herejías que publicaríamos en nuestro sitio web, para borrarlas de inmediato.
      Lo espero

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: