Hamás se frota las manos con el auge del islamismo

20 agosto, 2012

Siria, Jordania, Egipto, Libia y Túnez. El resultado de las primaveras árabes es el islamismo que vuelve con nuevos bríos. Y Hamas, como era de esperarse, se frota las manos…

fuente


Niña de 11 años con síndrome de Down es detenida en Pakistán

20 agosto, 2012

Arrancó unas hojas de un manual de instrucción del Corán. Eso fue suficiente para ser trasladada a un centro de detención, un reformatorio.

Fuente


Este es el islam que elogia Benedicto XVI

19 agosto, 2012

Es sabido el elogio constante que los anti-papas que surgieron del Concilio Vaticano II hacen al islam. El caso de Benedicto XVI es claro:

Benedicto XVI, Luz del Mundo, 2010, p. 98: “Durante mi visita a Turquía, pude demostrar el respeto que tengo por el islam, al cual yo reconozco como una gran realidad religiosa con la que debemos dialogar”.

 De manera diferente, opuesta, los Papas católicos han enseñado lo siguiente:

Papa Eugenio IV, Concilio de Basilea, 1434: “… existe la esperanza de que un gran número de la abominable secta de Mahoma será convertido a la fe católica”

Papa Calixto III: “Yo prometo (…) exaltar la fe verdadera, y exterminar la secta diabólica de los reprobados e infieles de Mahoma [islam] en el Oriente ”

Esa religión que Ratzinger dice reconocer como una gran realidad religiosa que respeta, acaba de cometer este asesinato a un converso al cristianismo quien fue acusado de politeista por afirmar su creencia en la Santísima Trinidad.

En el programa “Egipto Hoy”, el conductor Tawfiq Okasha, muestra el asesinato de un cristiano (si es cristiano, en realidad debe ser un “católico”) en Túnez a manos de islamistas. Okasha, se pregunta consternado si es posible que esa misma religión gobierne hoy ( los “Hermanos Musulmanes de Egipto” y los “Salafistas”) el país de Egipto.

Los verdugos clamaban “Alá empodera la religión, nos hace victoriosos contra los politeístas”; “Alá, vence al infiel a manos de los musulmanes”.  Luego gritaban: “Allah Akbar”, es decir “Dios es grande”, a medida que cortaban la cabeza del cristiano, quien rezaba tranquilamente mientras sufría el martirio.


A %d blogueros les gusta esto: